martes, 21 de agosto de 2012

Alucinando entre sombras.

Y quiero poder estallar, 
quiero poder aniquilar el exiguo de tranquilidad, 
suprimir los pensamientos coherentes, 
darle rienda y poder a la locura.

Quiero ser una alegoría a la infamia pues he obrado mal, 
he prostituido mis ideas, 
he sido herramienta de satisfacción, 
corrompí el alma con actos lujuriosos,
he disfrutado de la lascivia ajena.

Quiero satanizar mi mente, 
apuñalar la felicidad pues se ríe de mí,
demostrarle mi perfidia al amor mientras lo aniquilo, 
quiero volver el arcoíris una monocromía, 
quiero llegar directo al averno.

Quiero desaparecer del espectro, 
que nadie se acuerde de mi, 
que no puedan pensar que existo o existí, 
quemarme entre llamas y sentir el fuego, 
dejar de sentirme y solo ser un montículo de cenizas.

Quiero decirle al mundo todos los improperios habidos, 
me trajo a sufrir, a ser una víctima que este maldito juego llamada vida,
por eso te mueres y sufres,
por eso te denuesto.

Quiero hacerme una lobotomía, 
extirpar de mi mente razones puras del corazón, 
poder escuchar esas sórdidas ideas,
alabar la blasfemia del bastardo.

Quiero vomitar las ideas, 
solo me siento entre pensamientos escatológicos, 
pero ya pronto todo terminará, 
somos artífices de nuestra muerte, 
nosotros mismos elaboramos nuestra tragedia.

Pronto será el final de la locura, 
dejará de ahogarme el delirio y la demencia, 
si él no me logra matar, 
dejaré que la mente se suicide.

No hay comentarios: