jueves, 7 de julio de 2011

Un año más de vida.

Y así se cumple un año más de vida, ya es uno más que tengo que echar a cuestas y con él, ver a través del último año las buenas y malas experiencias que he vivido. No me puedo quejar, he estado rodeado de grandes personas a las cuales les sigo debiendo todos sus buenos y malos consejos, sus aportes de conocimiento, sus ideas que promovieron en mi grandes cambios, todos los momentos de gratos y bellos recuerdos, etcétera.

No recuerdo haber recibido mis cumpleaños estudiando; eso dice mucho de mí. Creo que todavía no pierdo esa afición a mi estudio, amo mucho la academia, las aulas, el saber y el aprender. Este año que pasó ya es un año que llevo de la ingeniería, que bien. Si sigo así de juicioso con las clases, en un año podría estar disfrutando de las delicias de terminar materias para esperar con anhelo mi título de profesional.

Este año y hasta hace un mes me animé a relacionarme con alguien formalmente. Si bien no duro sino un mes, bueno, tuve el valor de aventurarme de nuevo y desempolvar un poco esos métodos acerca del noviazgo, las relaciones constantes con alguien y todas las cosas que conlleva estar de novio. Le agradezco a esa persona mucho el tiempo vivido, son grandes experiencias las que se aprenden cuando compartes diferentes espacios con otra persona que esté a tu lado, y por ende, todo se convierte en un aprendizaje constante. Me acerqué mucho a mi faceta de responsable con alguien ajeno a mí, pues usualmente no soy de esos. Igual, me faltan muchas cosas por mejorar, pues un mes no dice mucho y si deja mucho que desear…

Los nuevos amigos que han llegado se han convertido en personas invaluables. Comenzando por mis amigos de la “Sociedad de Medianoche” los cuales se convirtieron en esos guerreros de trasnocho que conmigo van a lograr el anhelado título de Ingenieros en Telecomunicaciones. A ellos, les agradezco ese constante ánimo para trabajar en un equipo, como lo que somos. A mis amigos personales, quienes me enseñaron el valor de pensar y sentir como homosexual y gay que soy; que tenía que buscar más allá de lo evidente, de buscar un trasfondo y buscar un origen para de esa manera darle un verdadero sentido a esto, darme una verdadera identidad y así sentirme realmente identificado con un motivo y una causa. Otros por recordarme el buen valor de la amistad; que el tiempo que se comparte con algunos es el tiempo que permite construir grandes relaciones, que los amigos son pocos y aquellos que se quedan con nosotros son aquellos con los que siempre contaremos como una familia, una familia que nosotros podemos escoger. A algunos, por permitirme conocerme y convertirse en compañeros de recocha, de borracheras, de locuras y de aventuras, quienes se disponen a salir a buscar nuevas travesías y nuevas historias para recordar y compartir. A todos ellos, se les quiere y se les aprecia.

Mi familia sigue ahí, paciente, esperando ver como me vuelvo más loco, más irreverente, menos calmado, más hombre y más yo. Ellos han sido los directamente afectados por estos últimos cambios que he optado tomar. Pero bueno, familia es familia dicen por ahí, y si, no me quejo, ellos siempre están presente en todos esos momentos de mi vida, desde que nací hasta este día. Una sonrisa de mi mamá es suficiente para que todo esté bien, a ella sobre todo, le debo mucho de lo que soy: imagínese si no tuviese a alguien quien me alcahueteara tanto.

Y para quienes ya han estado conmigo por más tiempo, pues les agradezco la compañía hasta ahora. Es difícil lidiar con personas como yo, a veces tan complicadas como a veces tan fáciles y sencillas. Pero bueno, esa es la mística que todos poseemos y nos convierten en seres únicos. A ellos, les agradezco por su tiempo, es lo más valioso que tenemos y muchos lo han compartido conmigo.

Así pasa un año más en mi vida, celebrado a lo grande, con una gran fiesta en Rock al Parque y un pequeño festejo en Blues, con un postre en Crepes y Waffles, con una rica pasta con salsa Bechamel, un ponqué delicioso al lado de mi familia, un montón de mensajes y llamadas y todavía faltan muchas otras cosas. Gracias a todos, les agradezco por este día y por los que vendrán.

No hay comentarios: