viernes, 14 de septiembre de 2012

¿Así de fácil es decir “Te amo”?


Hace poco salí de un intento de relación que podría definir como intensa. Las cosas iban bien, aunque esta persona no sabía que los dos teníamos espacios que respetar, o por lo menos para distribuir. Todo un fin de semana dedicado para el, a cambio de poder tener un fin de semana mio. El resultado: me dejó.

Es curioso pensar que apenas unos días, me decía que me amaba de una forma extraordinaria, y a los ocho días me decía todo lo contrario. Así mismo, tiempo después, traté de conocer a alguien y eso fue más chistoso, porque ya casi que me amaba apenas unos días de conocernos. ¿Así de fácil es decir ahora “te amo”? ¿Acaso los sentimientos a causa de las relaciones esporádicas también se convirtieron en eso, en cosas efímeras?

Es increíble pensar que una persona se pueda enamorar de alguien en tan corto tiempo (15 días y 8 días respectivamente). No quiero subestimar el poder de entrega de las personas, ni tampoco quiero pensar que sea del todo malo eso, pero es que ese sentimiento se forja con muchas vivencias y experiencias. Es casi una vida la que uno puede gastar en conocer a una persona y así mismo en poder pensar que se puede llegar a querer mucho a alguien. Y así, pasado el tiempo, a veces nos sorprendemos de las cosas que hace alguien, porque en efecto, siempre estamos creciendo, cambiando, moviéndonos…

Era evidente que apenas pasara algo con nosotros, así mismo se olvidarían de mí. Para ambos casos, después de manifestarse verbalmente y por escrito lo mucho que sentían y querían estar conmigo, a los días, ya salían con alguien y lo más seguro es que a ellos ya les está diciendo lo mismo que a mí me decían unos días atrás: te amo (me consta).

Uno de ellos me decía que los sentimientos es como una llama que arde y que al final podía pasar dos cosas: que podía quedar una leve brasa que ardería por mucho tiempo, o que los leños se quemarían rápido y después la llama estaría por apagarse, una llama muy suave, muy tenue. Creo que en la explicación falto decir que la llama se puede apagar si no se alimenta. O tal vez, incluso, esa llama se puede apagar si quieres, y tienes la opción de prender otra, y así sucesivamente.

Las emociones que tan rápido se crean, así mismo rápidamente se consumen. Eso del amor es todo un proceso, diría yo más que complejo. No por algo muchos han hablado, escrito canciones, prosas, versos, poemas, libros, han hecho películas, se han desatado guerras... en fin. Es todo un concepto que atrae, inspira. Si tanto han hablado de esa palabra, ¿será posible que nombrarla, así como así, realmente enamora? No lo creo. No es cuestión de ser un apático sentimental, pero si el hecho de poder tener la certeza que cuando uno se enamora, se vive eso realmente, se pierde esa noción del tiempo, de la vida, que eres parte de otro, que los dos somos uno, que la vida al lado de él es todo lo que cuenta y lo que vale. Son tantas cosas indescriptibles, que en efecto, realmente estar enamorado y amar a alguien es un estado de vida.

Yo lo que pido acá es sencillo, que usemos el término en el modo correcto y de la forma que realmente se merece. A veces podemos aprender a querer a alguien en poco tiempo de una forma impresionante: eso no lo dudo. Que las conexiones mentales y físicas que pueden existir con alguien pueden ser más que relevantes contra otras personas. Pero no podemos echar en saco roto que el conocer a alguien es un proceso que requiere de tiempo, de esfuerzo, de paciencia y sobre todo, de dedicación. De hecho, esa frase de la cerveza Club Colombia tiene toda la razón: "Las mejores cosas de la vida toman tiempo”. El tiempo evidentemente es el factor clave y de éxito sobre una relación. Y aun así, es un término tan relativo, por lo que describía en un comienzo: necesitas de una vida entera para descubrir realmente quien es alguien.

2 comentarios:

Quike dijo...

Hola jejeee en efecto la gente va regalando "amor" como si fuera agua aromática. En lo personal si alguien me dice te amo al corto tiempo, es la señal mas clara para decir hasta acá llegamos!

un abrazo

Quike

FerchoMancipe dijo...

Tienes toda la razón Quike, aunque si creo que los grandes afectos de momento, no creo en esos amores esporádicos: así mismo se olvidan de ti.

Gracias por tu visita.